Belo y el cielo

Me encanta el cielo, no sé cuál sea mi fascinación con él, pero disfruto especialmente verlo por la mañana, si me toca el amanecer mejor. El novio se burla de mi porque desde hace unos meses, casi de forma religiosa, digo algo parecido a “Que bello día” cuando salimos de la casa.

            No crean que persigo los amaneceres o que pongo mi despertador con tiempo suficiente para verlos, para nada, todo el que me conoce sabe que atesoro mi tiempo para dormir, pero algo que la vida adulta trajo a mi vida, sin que yo se lo pidiera en lo más mínimo, fue que mi reloj biológico decidió programarse para despertar alrededor de las siete de la mañana ¡HASTA EN DOMINGO! Y gracias a eso últimamente me toca la fortuna de ver como se pinta el cielo de colores que se van transformando entre anaranjados, rojos, morados, amarillos y azules.

            Hay algo especial en ver un amanecer, es la primera mirada a un nuevo día, es una de las formas en las que la naturaleza nos dice que la vida es cambio, es movernos, es un abanico multicolor en donde tenemos la oportunidad de vivir tantas emociones y experiencias como colores en el cielo. Y así como ningún color es eterno tampoco lo son los momentos, ni los malos, ni los buenos.

Uno de los recuerdos más bonitos que tengo en mi vida adulta, creo que ahí nació mi amor hacia el cielo, fue una mañana que desperté en la playa un poco antes de las seis y tuve la oportunidad de ver como nacía el sol. Y con tiempo de sobra por ser las SEIS DE LA MAÑANA me dediqué a ver cómo se pintaba el cielo para mí, me dejé envolver por la brisa y el sonido del mar. Estaba tranquila, me sentí afortunada por vivir ese momento, estaba feliz.

Aquí les comparto unos cuantos de los amaneceres que me han tocado, aunque debo decir que las fotografías no le hacen justicia a la realidad.

-Nos vemos pronto.IMG_5025Sunrise3

IMG_4459

Anuncios

De un desamor

IMG_5507

“Me estas rompiendo” pensó Javier al escucharla.

         Quiso decirle tanto en ese momento, refutarle sus razones, encontrar dentro de su mente las palabras mágicas para retroceder el tiempo y callar la terrible sentencia decretada por esos labios carmesí que tanto lo enloquecían. Quiso decirle tanto, pero lo único que salió de su boca fue la plegaria más inútil que ha existido:

            —¿Cómo puedes, Olivia?

        Una lágrima rodó por su mejilla arrebatándole la última gota de hombría que le quedaba. Olivia sostuvo su mirada y él se embriagó una vez más de esos imponentes ojos miel que ahora estaban llenos de pena. Por un momento los envolvió el silencio. Pareciera que Olivia estuviera esperando a que el pedacito de alma que Javier había derramado terminara su recorrido…

            —Perdóname, Javier —susurró con pena—. Ya no siento lo mismo.

            Toda la magia de un “vamos a arreglarlo” ya no importaba, la batalla estaba perdida mucho antes de intentar luchar, la verdad le gritó en la cara y selló el destino de su relación. La conocía bien, Olivia no mentía. Si había tenido la certeza de algo en este tiempo juntos era de su honestidad. Ante ese inapelable fallo Javier se dio la vuelta y caminó alejándose de ella.

            Muchos aseguran haber visto los pedazos de corazón que dejó al caminar. Pedazos que hasta el día de hoy sigue buscando.

-Nos vemos pronto.

Mariposas en noviembre

A mediados de noviembre del 2017 hubo una migración de mariposas amarillas en Monterrey. Tengo ocho años en esta ciudad y nunca me había tocado ver una. El novio se rio de mi porque dice que no se compara con lo que se vive en Morelia con las mariposas monarcas, pero eso tampoco me ha tocado verlo y a mi esas mariposas amarillas me parecieron bastante mágicas. La forma en la que adornaban el panorama y cruzaban las calles aleteando a toda velocidad, la forma en que pintaron de amarillo terrenos baldíos y sobre todo el hecho de que las mariposas sabían a donde dirigirse sin experimentarlo antes, sin alguien que las guiará, ellas simplemente lo sabían.

Para alguien que aún no se decide en creer 100% en el destino, esto lo complica un poco.

¿Cómo saben?

¿De dónde viene este instinto de dirección?

¿Por qué nosotros no tenemos algo así, ese conocimiento inexplicable de nuestro destino? ¿O lo tenemos?

Estas lindas mariposas refuerzan la creencia de que lo que está destinado va a pasar. Pero, ¿tenemos conciencia de eso que está destinado? ¿Cómo se siente? ¿Con qué se come?

No lo sé, la verdad es que no sé si creo en el destino. Al menos no como este concepto de que todo está escrito, de que cada paso que doy está apuntado en algún libro cósmico en el universo y podría leerlo y ver qué es lo que le depara a mi vida. Y ni siquiera estoy segura de querer saberlo, ahora que me siento tan segura de hacia dónde quiero dirigir mi vida me abruma el pensamiento del destino…

¿Qué tal si lo que yo considero mis sueños no son mi destino?

Escribir, por ejemplo, yo quiero escribir o dedicarme a escribir porque me hace feliz. Es una friega, es difícil y no tengo la menor idea de si tengo talento o no, pero me hace feliz, me alimenta, me inspira y eso me hace querer intentarlo.

¿Esas características lo hacen mi destino?

Mi relación, yo estoy con El Novio porque me encanta, me enamora, me peleo con él o tenemos diferencias y todo mi ser me lleva a arreglarlo, a trabajar por la relación, a intentarlo y a pensar en mi vida con él en ella. Coincidimos en mucho y hemos aprendido a escucharnos y entendernos, con mucha práctica y esfuerzo. No creo en las almas gemelas como este concepto de alguien externo y único en este vasto mundo para completarnos. Creo que cada uno de nosotros es su propia alma gemela y creo que cuando logramos conciliar eso es cuando encontramos en los otros esas personas que nos hacen vibrar. En estos momentos de mi vida creo y siento con todo el corazón que El Novio es la persona con la que estaré por el resto de mi vida, pero atesoro más mi relación porque eso puede cambiar.

¿Es mi destino?

Y volvemos, ¿Qué onda con las mariposas? ¿Cómo saben a dónde ir?

A lo mejor la vida es como un laberinto con un punto final, pero muchas maneras de llegar ahí. Y en el andar de la vida damos vueltas y cambiamos direcciones que abren sendas y cierran veredas, pero el punto final no se altera, no se mueve, solo la manera en la que lo alcanzamos se modifica.

Y si ese punto final es tan sencillo como la trascendencia terrenal entonces sí estaría escrito, porque nadie puede escapar esa cita al final del camino. Y en esa idea todas mis decisiones son mías, mis actos, mis palabras son mi responsabilidad y esta discusión no tendría no sentido, porque efectivamente todos vamos a llegar ahí.

Pero vuelvo… ¿Qué onda con las mariposas?

-Nos vemos pronto

Un nuevo comienzo/A fresh start

Llevo un buen tiempo pensando en qué hacer con este blog. No me gusta la idea de solo subir entradas que sean mis historias de escritura creativa, porque eso significaría subir una entrada cada mes o mes y medio (si me va bien). Entonces llegué a la conclusión de que el canal lo usaré para todos aquellos tópicos con los que me sienta cómoda de hablarlos en video y el blog será mi pedacito de internet en donde escriba acerca de todo lo demás. Un tipo de diario, pero no tan privado, más bien nada privado, en donde comparta mis pensamientos, escritos de alguien más que me guste o me haga vibrar y cualquier cosilla que se me ocurra. Vamos a ver cómo funciona este nuevo experimento.

Tengo dos metas para este año, escribir una entrada a la semana y la otra es escribir en español e inglés (la segunda no es tan rígida y puede que no sea cada entrada).

Así que, bienvenidos de regreso a todos aquellos que han estado en este viaje desde el principio y bienvenidas personitas del otro lado de la pantalla que se topan recientemente con este pequeño sitio en el mundo del internet.

-Nos vemos pronto

I have been thinking for a month or so about what to do with this blog. I don’t like the idea of only posting my projects of creative writing because that could possibly be one post per month or month and a half (if I am lucky). So, my conclusion is this: the channel will be use for the topics that I feel comfortable speaking about in video and the blog will be my corner of the internet where I write about everything else. A kind of diary, but not private, to share my thoughts, quotes that I love or made me think and whatever my heart desires. Let see how this experiment works.

I have two goals or these year: post weekly and write in Spanish and English (the second one is not super strict, I don’t think it will be every post).

So welcome back to long readers and welcome to all you on the other side of the screen that just stumble upon this part of the interwebs.

-See you soon

 

Oda al 2017

IMG_5486

Llegaste con lo que parecía una eternidad implacable, pero ahora que te veo en retrospectiva me doy cuenta de que en realidad lo único implacable fue tu manera de caminar sin esperar nada ni a nadie.

Fuiste un sube y baja emocional con días verdaderamente buenos y otros que se quedaron con todas las lágrimas que mi corazón se pudo permitir derramar antes de quedar seco como el más desolador desierto.

Fuiste bebés, anuncios, ascensos, peleas, premios, viajes, encuentros, gente nueva y vieja, regresos al hogar de la infancia, desesperación, momentos de orgullo, epifanías, cambios, golpes de realidad, besos, historias, decisiones, planes y sueños por cumplir.

Fuiste un año de lucha constante con mi realidad, una lucha desgastante que me amargó, me alegró, me exigió y me hizo confrontar creencias y paradigmas. Me obligaste a vencer la inconformidad y la incongruencia hacia mi percepción de mí misma.

Me obligaste a verme en aras de encontrar el camino que me llevó a ponerme frente al espejo y decirme: “Estoy feliz de estar aquí”.

Gracias por todo lo bueno, lo malo y lo intenso, gracias porque cerraste con fuerza y terminas dejándome más completa, más enamorada, emocionada y en paz.

-Nos vemos pronto.

Día 3: Yo “Abrazo/acepto”

Día en que las dificultades de querer traducir literalmente los mantras de la práctica tocan mi puerta.

IMG_4788

Hoy fue el turno de “Embrace” que según San Google se traduce directamente como “abrazo”, peeeeeeeero  esa no es la única manera de entender esa palabra (bienvenidos a las maravillas del lenguaje).

Las interpretaciones que tiene van de la mano, pero el fondo al que llegan es la diferencia. Así que por cuestiones prácticas nos iremos con la siguiente (de mi creación):

“Tomar algo (incluir, aceptar, sostener) con entusiasmo y amor”

A detectar esas cosas, situaciones, personas, etcétera, que acepto con entusiasmo y amor (prepárense porque muy probablemente entremos a territorio cursi):

  1. Lo primero que viene a mi mente son mis perros…. jajaja no se crean, sí es cierto, pero vienen en segundo lugar. Lo primero es mi relación. No todo es miel sobre hojuelas, pero siempre vale la pena, citando al novio: “Lo pago”. (Si quieren información al respecto se pueden dar un clavado a los archivos de este blog que están llenos de cartas de amor inspiradas por su amor).
  2. Mis perros, a veces siento tanto por ello que los abrazo muy fuerte y me gruñen, pero sé que me aman. Abu nos lo demostró acostándose panza arriba el otro día (cosa que nunca había hecho… si eso no es confianza no sé qué lo sea).
  3. Mis amistades actuales (incluyendo familiares), en mi caso es cierta la frase milenaria de: “Conforme creces tus amistades se reducen en número pero se multiplican en esencia”.
  4. El cansancio, bueno, más bien el esfuerzo que hice al correr y el no dejarme vencer por mi mente y empujarme un poquito más (esas subidas matonas de mi colonia no me van a ganar).
  5. Con eso en mente y para terminar (porque una lista con 5 puntos se siente redonda y completa) tomo lo siguiente: cada día, desde hace más o menos un mes, decido estar presente en mi compromiso conmigo misma. Contra todo pronóstico estoy venciendo mi habitual flojera de no hacer nada. Y con aceptación entusiasta estoy dándome la oportunidad de hacer algo por y para mí, que en este caso es el ejercicio.

Como extra gracioso hoy al finalizar la práctica acaricie tiernamente mi pancita y le dije que la quería, que nos pondríamos en forma, pero que el aprecio por ella era real.

-Jajaja… nos vemos mañana.

Día 1: Yo Acepto

Hace una semana, más o menos, terminé con el primer programa de Yoga Revolution del canal Yoga with Adriene, y el día de hoy por la mañana empecé uno nuevo de 30 días llamado Yoga Camp, también de la misma instructora. Tenía pensado empezar ayer, peeeeero, mis sábanas no se quisieron mover y “mi alarma no sonó”. Así que empezaremos en martes porque podemos.

Cada día Adriene envía un correo acompañando la práctica para que conozcamos un poco más acerca de la intención de la misma y también llevemos el Yoga más allá del tapete. Entonces mi idea es hacer la práctica, leer el correo y escribir un poco acerca de mi reflexión sobre el mantra diario.

img_4759

Hoy el mantra es: I Accept (Yo Acepto)

  • Hoy acepto dónde estoy.
  • Hoy escojo aceptar mi cuerpo.
  • Hoy acepto el compromiso de trabajar para ser la mejor versión de mi misma.
  • Hoy acepto que mi empleo actual me ayuda a planear y encaminar mis sueños.
  • Hoy acepto este nuevo reto de Yoga Camp.
  • Hoy acepto la imperfección, especialmente la mía.
  • Hoy acepto mi responsabilidad en mi propia vida.
  • Hoy acepto el resultado de mis decisiones.

-Nos vemos mañana