Día 2: Yo Creo

Del verbo crear, no de creer.

img_4778

Crear espacios en mi vida diaria para las actividades que quiera realizar. Encontrar y aceptar ese poder de decisión sobre mí misma para darme la tarea de crear el momento para (inserta cualquier actividad, sueño, meta, gusto que quieras).

El reto número uno es ése, me queda claro. El reto número dos lo leí en el correo y fue la frase clave que traje conmigo durante toda la sesión: “Create space in a way in which you can enjoy the process” (Crea espacios en la forma que te permita disfrutar el proceso… algo por el estilo, es mi interpretación de las palabras). Eso es lo que más me cuesta. Tengo el hábito de procrastinar en extremo, muchas veces cuando me doy la oportunidad de hacer algo ya tengo el tiempo encima y no lo disfruto. Y la realidad (me consta porque me ha pasado) es obvia: cuando creo espacios en donde disfruto el proceso, la calidad de mi trabajo, de mi tiempo y de la propia actividad es considerablemente más alta.

Entonces creo que la respuesta llegó mucho antes de hacer la pregunta.

Crea espacios, Belinda, date la oportunidad de hacer realidad tus sueños, porque en eso tú tienes un control mayor que cualquiera.

                                      -Nos vemos mañana

Día 1: Yo Acepto

Hace una semana, más o menos, terminé con el primer programa de Yoga Revolution del canal Yoga with Adriene, y el día de hoy por la mañana empecé uno nuevo de 30 días llamado Yoga Camp, también de la misma instructora. Tenía pensado empezar ayer, peeeeero, mis sábanas no se quisieron mover y “mi alarma no sonó”. Así que empezaremos en martes porque podemos.

Cada día Adriene envía un correo acompañando la práctica para que conozcamos un poco más acerca de la intención de la misma y también llevemos el Yoga más allá del tapete. Entonces mi idea es hacer la práctica, leer el correo y escribir un poco acerca de mi reflexión sobre el mantra diario.

img_4759

Hoy el mantra es: I Accept (Yo Acepto)

  • Hoy acepto dónde estoy.
  • Hoy escojo aceptar mi cuerpo.
  • Hoy acepto el compromiso de trabajar para ser la mejor versión de mi misma.
  • Hoy acepto que mi empleo actual me ayuda a planear y encaminar mis sueños.
  • Hoy acepto este nuevo reto de Yoga Camp.
  • Hoy acepto la imperfección, especialmente la mía.
  • Hoy acepto mi responsabilidad en mi propia vida.
  • Hoy acepto el resultado de mis decisiones.

-Nos vemos mañana

Al cerrar los ojos

FullSizeRender

De esos días en los que me daba miedo la idea de irme a dormir…

Cierro los ojos, trato de concentrarme en mi respiración, me obligo a mantenerla tranquila mientras siento como los largos brazos de la niebla salen debajo de la cama y empiezan a subir por mis pies, se deslizan por mis piernas y dejan en mi todo su peso volviendo difícil cualquier tipo de movimiento…

Los abro, sudo frío, respiro agitadamente, está arriba, abajo, aquí, allá, en todos lados y en ninguno, es imposible detectarla, tomarla con fuerza y aventarla lejos de mí o esconderla en ese frasco de galletas prohibidas o debajo de la cama para que no logre salir nunca más.

Y de repente nada, intento cerrar los ojos una vez más y en la primera respiración la siento de nuevo, envolviendo mi torso, mis brazos, empujando con fuerza sobre el colchón y entrando por cada orificio de mi cara para lograr llegar a mi cerebro y ahí poner su campamento.

Mis ojos se abren,  agua salada rueda por mi rostro, trato de descubrirla antes de que llegue a mí, pero no logro distinguirla hasta que la encuentro materializada en mi corazón, en mi cabeza y todo se vuelve un torbellino de pensamientos y emociones sin sentido, palabras que se dibujan en mi mente y no me dicen nada: miedo, sola, loca, ansiedad, diferente, frío, calor, locura, drama, exagerada, descontrol, locura. Palabras que me dejan vacía, aterrada, luchando con todas mis fuerzas contra unos párpados que imploran cerrarse y descansar.

Se cierran, los abro… se cierran, los abro… se cierran y aparece, me toca, me llena, me aterra y no hay nada más que hacer. El destino marca esa noche para ser otra de esas en las que no duermo.

Noche número cinco, prueba no superada.

-Nos vemos pronto

Querida, Beli (a mis 20 años)

Sé que te sientes un poco perdida, siéndote honesta yo también lo estoy (seguimos en eso juntas, pero de manera diferente). Sé que estas en una encrucijada, te toparás con varias más para tus 26, pero ten confianza en que las decisiones que tomaste te trajeron hasta aquí y te han permitido aprender ciertas cosas que no habrías hecho de otra manera.

No te preocupes tanto, para tus 26 años estas empezando proyectos interesantes que están llenando tu vida de emoción y entrega. Por fin entiendes lo que quieren decir con “el que quiere azul celeste que le cueste”. Pero sabes, también te has dado cuenta de que “batallar”, echarle ganas y recibir críticas duras vale la pena y es algo que estás aprendiendo a disfrutar y a tomar para crecer.

Vas a tener muchas ideas interesantes, atrévete a llevarlas más allá, atrévete a comprometerte con algo, a intentarlo, no te digo que cambiaría tu vida en poco tiempo, pero creo que eso haría que lleváramos el camino un poco más recorrido.

A tus 24 años vas a ver un video en TED que cambiará la forma en que vives tus emociones y las expresas. Ya verás, te darás cuenta de que el amor no es una lucha de poder y que el mostrarte vulnerable te ha hecho más fuerte de lo que creías. Te adelanto que ya te puedes enojar (y te sale muy bien) sólo no te claves en el drama que a veces el novio no está de humor para aguantarlo. Su paciencia tiene límites, no abuses de ella.

¿Qué más te puedo contar? Por fin adoptaste un perro que cambió tu vida y aunque le apesta el hocico porque come popo lo adoras y duerme en tu cama todos los días. Tienes un novio maravilloso con el que estas aprendiendo el arte de tener una relación y compartir tu vida con otra persona. Tiene su chiste y prepárate qué llegar a ese punto va a estar pesado, pero míranos, seguimos sonriendo al hablar de él. Y tu sueño de ser escritora sigue vigente y viento en popa. Te aseguro que para antes de los 30 lo habremos hecho una realidad.

Te agradezco las decisiones que has tomado, no siempre has dado lo mejor de ti, pero ya nos dimos cuenta y estamos en eso. Ah por cierto, lo que dicen es cierto: a los 26 sigues siendo joven pero tu cuerpo ya no responde igual así que si me ayudas no perdiendo el hábito del ejercicio estaría con madre.

Y una cosa más, que también es un gran cliché… después de la carrera el tiempo literal se pasa volando, aprovéchalo al máximo, yo te aseguro que haré mi mayor esfuerzo para que a los 30 podamos voltear para atrás y digamos “Venga, vamos por otros diez igual”.

IMG_2503

-Nos vemos pronto

Belo y la magia de la percepción

IMG_0572

Una de las primeras cosas que aprendí en las prácticas de la facultad fue la aplicación de los conceptos “mapa” y “territorio” en eso de la psicología. Para mí, esas palabras correspondían a la geografía y nos ayudaban a ubicar lugares, pero me di cuenta de que esa definición se queda corta (como con muchas palabras cuyo significado está ligado directamente con la forma en que se utiliza, la bella complejidad de los idiomas).

Ahora, ¿Qué tienen que ver estas lindas palabras con la psicología? Es bien sencillo:

Territorio: la tierra, un espacio definido e inalterable por el hombre, es lo que es, una extensión geográfica. Psicológicamente lo entenderemos como lo que pasa.

Mapa: una representación gráfica de un territorio, estos pueden ser mostrando los mares, los biomas, con división política, mostrando los sistemas montañosos y climáticos. Psicológicamente lo entenderemos como la PERCEPCIÓN, esa forma en que cada persona se relaciona con el mundo que la rodea a través de los sentidos (todos los que quieras).

“Lo que pasa” (territorio), antes de ser percibido por nosotros, pasa por distintos filtros neurológicos, sociales y personales. Así, hacemos nuestro propio modelo de “lo que pasa”, una representación de lo original (mapa) y esto nos inclina a entrar en conflicto.

¿Por qué?, te preguntarás…

Porque olvidamos que hay tantos mapas como personas que experimentan “lo que pasa”, y por esto, hay veces que sólo reconocemos o damos validez al nuestro.

¿Cuál es el secreto?

Más sencillo de lo que pensamos… Escuchar, sin juicios y sin pretextos. No se trata de que dejemos nuestro mapa y dibujemos como lo hacen los demás, pero sí de reconocer que nuestra percepción no es la única y que la de los demás tiene tanta validez como la nuestra. Ya cada uno le ira haciendo las adecuaciones necesarias a su mapa con base en las nuevas experiencias que se vayan presentando en nuestra vida. Como dice Jorgey Bucay: “El mapa nunca es el territorio y habrá que ir corrigiendo el recorrido cada vez que nuestra propia experiencia encuentre un error del cartógrafo. Sólo así llegaremos a la cima.”

-Nos vemos pronto.

Hagamos un trato

IMG_0564Vamos a poseer experiencias y dejar de tener cosas, vamos a dejar de soñar y hagamos de esta vida el sueño que tenemos.

Te propongo que soltemos las redes de la sociedad y nos guiemos por lo que somos en nuestro Ser.

Te propongo una mochila en la espalda, una cámara en el cuello y un cuaderno para escribir, llamemos “casa” al mundo y a nuestros brazos “hogar”.

Te propongo peleas en senderos desconocidos, ya que mis indicaciones no mejoran con mapas en físico, y noches con estrellas, a las que les inventemos nombres que nos parezcan graciosos.

Te propongo risas de chistes mal contados que maten el tiempo esperando trenes, lágrimas de cansancio cuando nuestros pies no puedan más y abrazos de apoyo que nos levanten a dar el siguiente.

Te propongo no dormir enojados, expresar sentimientos sin manipulación y decir “no sé” cuando las respuestas se nos escapen.

Te propongo que tengamos un hijo o dos o tres, junto con seis perros y dos gatos o si se nos antoja no tengamos ninguno, hagamos las reglas entre nosotros.

Te propongo que encontremos la velocidad exacta en la que los dos caminemos agusto y que demos el paso para no volver atrás.

Te propongo males de altura y sentimientos de grandeza por las cumbres conquistadas, aunque algunas de ellas sean más de uno que de los dos.

Te propongo aterrizar de vez en cuando mis sueños para que no siempre te toque ser el realista y también darte el espacio para que tus propias alas puedan estirarse para volar.

Te propongo que compartamos el peso para que los dos sintamos la ligereza que el amor provee.

Te propongo decir más veces sí y no dejarnos llevar por el cansancio.

Te propongo enamorarnos un poquito más cada día.

Te propongo que lo hagamos, que escuchemos esa voz que nos invita a intentar, a explorar, a ir descubriendo sobre la marcha el camino marcado, a utilizar nuestro cuerpo al máximo y abrir los ojos a los que nos rodea.

Te propongo que nos “demos la mano y vayamos a darle la vuelta al mundo”.

Te lo propongo para que al final del camino podamos vernos a los ojos y sonreír.

-Nos vemos pronto.

Minientrada

Inhala… Exhala.

IMG_1130Inhala… 1… 2… 3… Exhala. Siente como tu pecho se infla al compás del aire que entra y sale lentamente.

Inhala… 1… 2… 3… Exhala. Se llena tu pecho, tu estomagó y el aire se mueve en un círculo constante que crece y decrece.

Inhala… 1… 2… 3… Exhala. Tus manos se posan con delicadeza sobre tus muslos.

Inhala… 1… 2… 3… Exhala. Tus párpados pesan, y se cierran con tranquilidad al momento en que tu pecho se queda sin aire.

Inhala… 1… 2… 3… Exhala. Las imágenes de tu mente se calman, se vuelven menos borrosas, más lentas.

Inhala… 1… 2… 3… Exhala. Un resplandor blanco llena todo tu espacio mental.

Inhala… 1… 2… 3… Exhala. Calma, déjalo ir… Calma.

-Nos vemos pronto.