Así que quieres ser escritora

Escribir. Parece ser el tema recurrente en mi vida en estos últimos meses y el pensamiento de querer llevarlo más allá de un pasatiempo es el pensamiento que me acompaña a lo largo del día. Continuamente me sorprendo soñando en cómo será mi vida de escritora, sobre qué temas hablaré, cómo será el espacio en el que trabaje… Y de repente, la Belo del 2015 se hace presente y le dice a esa Belo de un tiempo indefinido: “Espérate tantito, para tener esa oficina blanca perfectamente decorada y zen con paisaje panorámico primero tienes que ponerte a escribir HOY”.

Y con esto te dejo las nueve cosas que he aprendido de leer tantos blogs acerca de escribir, del taller de creación literaria y de la vida misma. De antemano confieso que todavía no los tengo dominados al cien, pero, así como dicen en el rancho: “De poquito en poquito se llena el jarrito”.

  1. Escribe diariamente: lo sé, obvio. Pero siendo sincera esta es la parte que he encontrado más retadora. Después de un día de trabajo, de tarea y hacer “casi diariamente” el video de Insanity que toca, lo único que mi cuerpo me pide es que me tire en la cama, ponga una serie que no requiera de un alto grado de atención y cene. Ha sido una lucha ardua y constante, una que me encanta y más me gusta que gane la parte creativa que se para y escribe, pero tengo que reconocer que no siempre es así.
  2. Estructura una rutina: los hábitos son una fuerza poderosa, si logramos pasar esas primeras semanas intensas se volverá una rutina y nuestro cerebro se acostumbrará y no pondrá excusas para llevarlo a cabo. Aquí entra tu criterio, en muchas páginas recomiendan que nos comprometamos a hacerlo diariamente, yo hasta el momento no he logrado tanto, pero si estoy escribiendo unas 3 o 4 veces a la semana, cosa que no me parece nada mal.
  3. Lee, lee y lee: cuando creas que has leído mucho, lee un poco más. Esa es la mayor fuente de información para los que quieren escribir. En los libros están todos los secretos, técnicas y trucos. Solamente leyendo vamos a lograr entender cómo se ponen en práctica.
  4. Edúcate: Aquí es el momento en el que volteas al cielo y con el puño cerrado exclamas: ¿Por qué no puse atención en español? Verbos, sustantivos, tiempos, sintaxis. Con pena admito que desde hace mucho los tiempos que existían para mí eran: presente, pasado y futuro. Todos los demás se acomodaban dentro de esa triada. Escribir es mucho más que poner palabras en un papel y entre más educados en el arte estemos, nuestros escritos tendrán mejor calidad. Como nos dice mi maestra de creación literaria: “Que digan lo que sea de tus escritos, menos que están mal redactados”.
  5. Muestra, no cuentes: de esa misma maestra escuche recientemente: “La diferencia entre un buen escritor y uno grande es que el primero te dice, pero el segundo te muestra”. Y cuando podemos ver algo el impacto que queda en nosotros es mucho mayor. No es lo mismo decir que: Olivia tenía unos ojos bonitos, a mostrar que: Olivia tenía unos ojos en donde se encontraban las maravillas del universo, verlos, era darte cuenta de que tu alma estaba desnuda a una total merced de su mirada.
  6. Economiza tu lenguaje: si lo que quieres decir se entiende con una palabra, no utilices dos. Una clave muy sencilla para esto es releer lo que escribiste quitando alguna palabra o frase, si la historia no se modifica en lo más mínimo, si se entiende lo que quieres decir: esa palabra o frase esta sobrando.
  7. No censures tu borrador: hay que entender que la primera vez que escribimos algo estamos haciendo un bosquejo del producto final. No te agobies editando los textos, ten una primera presentación de lo que quieres decir, déjalo descansar por un día y regresa a revisarlo con ojos frescos y ahora si con cabeza fría. Yo normalmente me apoyo con El Novio para que me dé su punto de vista, ya que me apego mucho a lo que escribo y no siempre puedo leerlo críticamente. En el libro Roba como artista de Austin Kleon nos dan el consejo de escribir el borrador con pluma y papel y pasar a la edición en la computadora, ese botón de borrar esta fácilmente a nuestro alcance.
  8. Edita en voz alta: cuando leemos en voz alta, nuestro cerebro lo hace respetando las reglas de redacción y leyendo lo que está escrito en el papel. Así es cómo podemos encontrar repeticiones, el ritmo y la estructura que conforma el escrito. Y darnos cuenta de cómo será leído por los demás. Es la mejor forma de encontrar cosas que podríamos estar pasando por alto.
  9. Disfrútalo: escribe sobre lo que quieras escribir, date la oportunidad de plasmar en papel esos pensamientos que andan revoloteando en tu cabeza. Ten por seguro que es mucho trabajo, pero en el poco camino que llevo recorrido sé que vale la pena y que me da más de lo que podría “quitarme”.

-Nos vemos pronto

Anuncios

4 comentarios en “Así que quieres ser escritora

  1. ¡Excelente Belo!… Leer esta clase de cosas me hacen recordar a cierta frase que alquien me dijo un día: No se vive de sueños.

    Pero gracias a ideologías como la tuya, hacen pensar a uno que nada es imposible. Sigue así, serás muy reconocida algún día!

    Me gusta

    • LeVarón, muchas gracias por tus palabras, que bueno que la entrada te gustó y más aun que te inspiró a pensar que no hay imposibles. Bienvenido al blog, espero que encuentres más cosas que te gusten. Gracias por tomarte el tiempo de dejar un comentario, me llenan de motivación para seguir escribiendo :)

      Me gusta

Y tú, ¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s