Belo y ¿Adoptar una mascota?

Cómo siempre, al hablar de temas de opinión quiero aclarar que hablo por mí y mi experiencia. No tengo todas ni las mejores respuestas. Sólo tengo las que vienen de mi diario caminar.

Después de que Peluche llegó a mi vida, gracias a que lo adopto El Novio (en esa época El Befo), me empezó un no sé qué, un qué se yo con esto de la adopción. Empecé a investigar asociaciones, ver fotos de perros en adopción y me topé con una inmensa incógnita respecto a qué hacer, qué tomar en cuenta, qué pensar y meditar antes de decidir (porque créeme es una decisión importante). Para mí, pasar de ser responsable de mi misma a ser completamente responsable de otro ser vivo era algo que necesitaba meditarse (por favor yo era la amiga del grupo con la que morían plantas… ¡PLANTAS! ¿Qué tipo de oportunidad tendría un perro?).

Después de mucho pensar, dudar y volver a pensar, por fin llegué a un punto en mi vida en que dije va, sin pensarlo: 3-2-1 ¡BRINCA! Y lo hice y no me arrepiento en lo más mínimo.

Así que, si estas pensando en adoptar un animalito querendón, te comparto las cosas en mi lista de “a considerar” para antes de hacerlo:

  1. ¿Por qué quieres adoptar? Es la moda, todos tienen uno menos yo, me lo regalaron pero nunca lo pedí, de niño tuve uno y ahora quiero, mis hijos están tercos y ya me harte, me siento solo, etc. Este punto es más importante de lo que podemos imaginar, es un gran compromiso y uno que conlleva mucho tiempo. Vamos a ser responsables de un ser vivo por aproximadamente 15 años, vale más estar seguros de lo que hacemos y por qué lo estamos decidiendo.
  2. El lugar donde vives permite tener animales de compañía. Aquí también hay que tomar en cuenta el tamaño de mascota más adecuado. Hay razas que necesitan espacio para correr y hacer ejercicio, si tu espacio es pequeño te recomiendo que la mascota de tu elección también lo sea.
  3. Es una inversión en todos los sentidos. Y de verdad digo en todos: dinero, tiempo, amor, ejercicio, educación, cuidados, paciencia, organización y flexibilidad. ¿Tienes los medios económicos para alimento, juguetes, chequeos médicos, vacunas, corte de pelo, etc? ¿Tienes el tiempo y las ganas para bañarlo, sacarlo a pasear, jugar con él, educarlo? ¿Estás consciente de que tu esquema de limpieza y orden va a cambiar?
  4. Paciencia. La relación no se da de un día para otro, lleva tiempo. Estamos conociendo a alguien desconocido, no lo vamos a querer ni nos va a querer de la noche a la mañana. Y más importante aún: hay que recordar que todos los perros adoptados, especialmente si son adultos, traen una historia de vida. Aprendieron ciertas cosas, buenas y malas, nos toca a nosotros descubrirlas, hacerlos sentir seguros y reeducarlos con amor y paciencia.
  5. ¿Cuándo no estés qué? Si en algún momento tienes que salir de viaje o de vacaciones y te es imposible llevarte al peludillo: ¿puedes contar con algún familiar o amigo que cuide de él con amor y paciencia?
  6. Date cuenta. Es una gran responsabilidad que en mi opinión lo vale totalmente. La primera vez que intenté adoptar un perro, en el momento en el que me quede sola me di cuenta que no estaba lista, me entró un pánico y un sentimiento de culpa muy grandes porque estaba decepcionando a la asociación y al perrito que tenía frente a mí. Ellos fueron muy comprensivos y me dijeron que no pasaba nada, que no era el momento, que era mejor darse cuenta ahorita para hacer lo mejor para el perrito, que cuando estuviera lista las puertas estaban abiertas. Me apresuré, no pensé bien las cosas. Es más, me dejé llevar por la emoción de adoptar y no pensé NADA. Con Gabo fue algo totalmente diferente. Sí, tengo que admitir que estaba nerviosa, pero de esos nervios buenos que son de emoción, y desde el momento en que venía corriendo pensé “Eres tú”. Cómo ya lo escribí días antes, no fue todo miel sobre hojuelas, hubo un periodo de ajuste, pero el sentimiento de pertenencia siempre estuvo presente. Era mi momento, yo estaba lista para esta nueva tarea y etapa de mi vida.

la foto (18) la foto (19) la foto (20)

Inténtalo,  darle un hogar a un animalito que lo necesita es extremadamente gratificante y te llenará la vida de amor y alegría. Sólo te pido que des el brinco con los ojos bien abiertos.

-Nos vemos pronto

Anuncios

Y tú, ¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s